lunes, 29 de septiembre de 2008

Ansias de amor

Hoy hablé con el silencio,
mi mar de respuestas.
Cada gota de oscuridad palpa,
ardiendo,
el filo de tu voz,
clavada
en mi pecho.

Hoy hablé con el silencio
y sin hablar hoy me muestra
la verdad que me ilumina,
el vacío que crece
muriendo.
La alegría de ganarte
se ha deshecho.

Hoy hablé con el silencio.
¡Luz, que a mis ojos llegas
cantando fresca en la mañana
el pregón de lo que pierdo
aprendiendo!
El silencio es lo que calló mi corazón
insatisfecho.

12 comentarios:

Ana dijo...

Para que sepas que lo leí, después de tanta lata :P, te dejaré este comentario vacío. En cuanto al poema, debo seguir pensando...

Pero prometo un comentario.

Un beso

Ana dijo...

Me encanta, lo que sé es que me encanta. Pero porque me gusta lo agridulce.

No puedo dejar de releer los dos últimos versos de la segunda estrofa.

No dejes de escribir nuncaaa!

AESOPUS X dijo...

Simplemente... muy bueno.
Muy buena resolución al problemilla.

Un beso.

Neverknowsbest dijo...

Gracias Ana por tus palabras.

Gracias Aesopus por tus consejos. De hecho, creo que se puede mejorar y que tú sabes cómo.

Os invito a todos a intentarlo.

Dríada dijo...

Lindo poema ^^

J.A.S. dijo...

Que me gusta eso de "La alegría de ganarte se ha deshecho".

Genial forma de expresar la pérdida de esperanzas.

Un Abrazo.

Neverknowsbest dijo...

Muchas gracias Dríada y JAS. Dos abrazos para los dos.

Luis Duran dijo...

Quiero utilizar de ejemplo este verso,"...el pregón de lo que pierdo aprendiendo!", pero creo que si te pusieras a analizar todo el poema verso por verso le sacararias a cada uno de ellos (en solitario) la misma fuerza que le sacas al sintesis final.

Como ya te dije, cada dia me sorprendes más. Alguien me dijo que la persona que crea, con los años y experiencia, al crear comunica mas. No quiero ni pensar que potencial tendrás cuando pasen algunos años mas de vida frente a tus ojos.

Sigue así ..., me das miedo.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Me parece un poema con un gran mensaje y un final envolvente, como de vuelta al principio, me gusta.Efectivamente, en él se reconoce un enemigo importante en toda relación humana: el silencio de aquello que nos produce insatisfacción. Al menos así lo veo yo.

Una duda: en la 2ª estrofa, ¿no intentas pedir algo a la "Luz", algo que no aparece esplícito?

MORLA

Swan dijo...

Hola querido Neverknowsbest,
te pido perdón por mi ausencia en tu espacio pero a veces pasa que a uno le dan bloqueos mentales o sino es el tiempo que no le deja o el blogger que se vuelve loco.

Este poema te diré que tiene algo. Para mí emana algo raro que aún no logro definir.
Es como si me lo comiese, y comiéndolo me gusta el sabor que tiene. Pero es solo después, al tragarlo, que siento un regusto menos agradable. Y entonces para quitarmelo, me vuelvo a comer el poema para tener nuevamente el rico sabor inicial... De manera que lo vuelvo a leer una y otra vez.

Me gusta. Me gusta cómo palpan las gotas de oscuridad, y la luz que canta el pregón de lo que pierdes aprendiendo, lo que calla tu corazón insatisfecho y la frase “la alegría de ganarte se ha deshecho”. ¡Qué los corazones nunca callen y que las alegrías nunca se deshagan!

Me gusta mucho tu cabeza, siempre me ha encantado y siempre te lo he dicho.¡Qué la alegría de escribir nunca se te deshaga, eh! Que tu mente sea siempre una cascada de maravillas....

Neverknowsbest dijo...

Querida Morla, gracias por pasar. Me alegro de que te guste.

Intentaré ser algo breve, pero explícito. Tal y como yo lo veo, la clave del poema está, por muy simple que parezca, en los tres verbos que vienen solos en un verso, en cada una de las estrofas. Son como el nombre del sentimiento que la estrofa expresa: "ardiendo", "muriendo", "aprendiendo".

Así, la primera estrofa está inmersa en una oscuridad espesa, en la noche, en la pasión que hace que la razón sea ciega. El protagonista está tan hundido en un sentimiento de placer, que caya la verdad, se siente feliz con lo que tiene.

En la segunda, crece un desasosiego moral en el protagonista(la luz), una verdad que duele, una verdad que aleja el control que los sentimientos tienen sobre la mente, que aleja los sueños y el protagonista empieza a ver la realidad que existe bajo el velo oscuro de la noche (amanece). La alegría por conseguir lo que se intentaba conseguir en la primera se deshace cuando el personaje empieza a no sentir ese dolor dulce que sentía antes, cuando ya lo ha conseguido y ve que era más la ilusión puesta que la realidad.

Al llegar la mañana en la segunda estrofa, ya todo se ve claro, no existe oscuridad que haga ver/inventar lo que no se ve de verdad. La verdad, la razón limpia la mente del protagonista de sueños caprichosos. El desencanto aparece, pero el mensaje es optimista, porque con el desencanto llega también la iluminación, la verdad, y es mejor vivir una verdad difícil que ser feliz de mentirijilla.

El silencio, también evoluciona en el poema. Al principio es el "mar de respuestas" (el silencio es mudo) que el personaje se inventa para ser feliz. Cuando surge la luz, el personaje se da cuenta de que el silencio ya no da respuestas, sino que "muestra sin hablar". Al final, la luz de la verdad da al silencio la propiedad real que tiene ("el silencio es lo que calló mi corazón insatisfecho"), que es callar, que es no decir lo que no hay, aunque callando diga más que sin callar. Ya sabes, hay silencios que valen más que mil palabras.

La luz, es precisamente lo que no se pide, lo que prefiere callarse, pero no se puede negar.

Has acertado en que el poema trata del "silencio de aquello que nos produce insatisfacción"... yo lo llamo "autotimo", jejejeje.

Hay quien diría que el poema trata sobre el amor, hay quien diría que trata sobre la amistad, sobre crecer y madurar, sobre la religión, sobre la vida día a día e incluso sobre la revolución política o incluso la crisis económica (jejejeje). Cada uno lo interpreta como quiere.

Gracias y espero que sigas pasándote por aquí.

Neverknowsbest dijo...

Gracias Swan, da alegría leerte. Como dices, ojalá que los corazones no callen y que las alegrías sean verdaderas y que no se deshagan.

También espero que el poema no se te indigeste jejeje.

Un abrazo.