jueves, 4 de diciembre de 2008

Yuuga

Capítulo II

Atardecía. Todo el bosque se llenaba de un color amarillo anaranjado que invitaba a su vida interior a la paz y el sosiego. Soplaba un viento suave y las hojas de los árboles danzaban paulatinas en un gigantesco salón agreste de baile. Se escuchaba la brisa acariciando la piel de las cortezas y silbando por entre el follaje. Pero no sólo se escuchaba este susurro. En sus ramas, millones de aves y pequeños animales cantaban en un singular coro, en homenaje al espíritu comunitario del bosque. Todo el bosque era un ser sentiente, un ser viviente que, susurrándole al cielo en su idioma lento y de mil lenguas, se expresaba con libertad como siempre lo había hecho desde el primer brote. Pero no sólo se escuchaba este susurro.


Pasos. Más que pasos, grandes zancadas. Ramitas crujiendo al ritmo del tum tum, la única respuesta veloz al susurro del bosque. Una melena blanca dando latigazos entre los surcos libres de la espesura, cortando el aire superpoblado de polen. Unos ojos que gritaban de forma salvaje, alabando el curso de la naturaleza que marcaba el ritmo de vida de todo habitante bajo la bóveda verde del bosque. Un corazón que palpitaba demasiado deprisa, unas ansias depredadoras que salían al exterior con el rechinar de unos dientes fuertes y apretados. Ya quedaba poco. El próximo paso debería hacerlo desde el aire. Subió tan alto como pudo y se ayudó de la hospitalidad de los árboles para planear por entre sus brazos. Ya pronto llegaría.

Cuando aterrizó se encontró ante la parte más oscura del bosque. El follaje apenas dejaba entrar los rayos del sol, hacía más frío y todo estaba en silencio. Ahora a paso lento, la verde y curtida figura se internaba en el corazón oscuro del bosque, donde le estaban esperando.


Se acercó a un lago que permanecía en calma, congelado en el tiempo. No se oía nada, no se movía nada, excepto el corazón y los pasos de una figura. Asomándose al lago, echó una mirada amenazante a su reflejo y, sin darse cuenta, se convirtió en el reflejo de otra cosa que lo miraba desde el fondo. Una hermosa figura femenina salió de repente desde el otro lado del espejo, de forma lenta y sin producir ni una sola vibración en el agua. Sus cabellos salían al exterior, áridos y dorados como un desierto y su piel era blanca, muy blanca, como si nunca le hubiese besado un rayo de Sol. Los dos se miraron fijamente y marcaron su territorio. Él sonrió y todo quedó dicho justo antes de caer la noche.

 

Sonó la primera corneta. Pero no sólo se escuchaba este susurro.

12 comentarios:

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Excelente la continuacion de este hermoso relato. Espero que lo continues pronto, me dejaste picada con la historía

Un abrazo señor escritor se ha convertido usted en uno de mis favoritos

Celia

Dríada dijo...

Es extraño y me gusta ^^ Se me hizo corto leerte, de veras.

Un abrazo ;)

SilviaE.D. dijo...

Hola amigo!
Muy misterioso el relato, como los bosques y las selvas, llenos de sonidos, luces y sombras.
Espero próximo capitulo...
Besos!

Trenzas dijo...

Excelente continuación y ya quiero saber que pasa "a la mañana siguiente" :)
Creas una atmósfera muy intrigante y fantástica. Muy bien llevado el misterio y el descubrimiento del lago.
Estaré pendiente de la continuación
:)
Un abrazo fuerte

Neverknowsbest dijo...

@Celia

Jajajaja qué exagerada eres Celia ;) Muchas gracias por tus palabras de ánimo.

@Dríada

Me alegro. La verdad es que esta vez escribí muy poco. Tengo poco tiempo :(

Neverknowsbest dijo...

@Silvia

Ya mismo está el próximo.

@Trenzas

Me alegro de que te guste, ya mismo está la continuación. La imagen de la mujer del lago es de Glen Angus ;P

Caperucita dijo...

Estupenda historia, me he quedado enganchada con esta mujer del lago que sale del agua sin despeinarse si quiera y yo con estos pelos!!!.

No tardes en poner el resto que me muerdo las uñas.

Besos.

seo dijo...

y que pasa con la mujer? no tardes en seguir el releto.saludos:-)

Adolfo Payés dijo...

me encanto la historia, y que pasa después...

saludos

J.A.S. dijo...

Intrigado me tienes.
Sublime ambientación.
Aguardo continuación para seguir disfrutando.

Un Abrazo.

lichazul...elisa dijo...

hola
muchas gracias por tus pasitos en casa
la verdad que me sorprendo de tan hermoso blog, con poemas y narraciones extraordinarias
además de las imagenes muy bien aplicadas con respecto al post en referencia.

FELICITACIONES!!!

espero leerte reseguido por casa , te dejaré enlazado al sidebar para no perder ruta (me encantan los gatos)

un abracito de paz:-)

Neverknowsbest dijo...

@Lichazul

Gracias por tus palabras. Las imágenes no son mías, aunque creo que eso ya lo sabías :)

Será un placer pasarme con frecuencia por tu hermoso blog.

Un saludo.