martes, 4 de noviembre de 2008

Yuuga


Llegó a los jardines del exterior del palacio y comenzó a ver gente entrar y salir de él, algunos en carrozas tiradas por bueyes o carretillas llenas de bienes de comercio. Le pareció que el lugar estaba mucho más ajetreado de lo que desde lejos aparentaba. Había un patio interior justo al atravesar el portón de la entrada y la mirada de los gigantes que la guardaban. De todas las partes de la ciudad, la gente había llegado para vender enseres y vituallas a los monjes que vivían dentro de palacio, que iban de aquí para allá charlando con los vendedores y comprando fruta, ropa, pergaminos y otras cosas.

Yuuga pidió ayuda para su hombro a uno de los monjes, el cual lo llevó a través de varias habitaciones hasta que llegaron a una sala con una gran escalera de espiral. El monje presionó con su dedo el hombro de Yuuga y señaló a lo alto de la escalera. Yuuga subió y encontró una puerta al final, tocó y entró.

- ¡Entra, entra! -se escuchó desde detrás de la puerta. Yuuga empujó la pesada puerta de madera y hierro oxidado. Al otro lado, unos ojos negros se clavaron en él desde el polvo de n escritorio lleno de planos y cartografías. Le miraron durante una fracción de segundo y luego volvieron a sus quehaceres topográficos.

- ¡Oh, un extranjero! -exclamó una vocecilla chillona y rasgada desde el otro lado de la sala detrás de una especie de laboratorio lleno de matraces, tubos de ensayo y líquidos varios.


- Dígame, si se puede saber, ¿qué motivos le han llevado a situarse a estas alturas del edificio? Siendo un foráneo, dudaría que ha tenido la sagacidad pertinente como para atravesar el mosaico de intrincados pasillos y llegar de primera mano a esta cámara sin ayuda de nadie.

Yuuga se quedó pensando unos segundos, intentando descifrar las palabras que el viejo le había incrustado a propósito en su vulnerabilidad frente a la elocuencia desmesurada. Al ver que Yuuga seguía estancado en la verborrea, la cartógrafa, aún con los ojos en los planos y sin hacer mucho caso de lo que ocurría, le preguntó:

- Perdona, forastero, ¿qué buscas exactamente?
- Verá, me caí y no me gusta como ha quedado mi hombro. Pedí ayuda y me dijeron que subiera hasta aquí.
- Espero no importunarle con el tono utilizado, pero mi tiempo es valioso como el éter. No estoy dispuesto a esmerarme con oficios que no son de mi incumbencia ni agrado, de forma altruista ni para nadie que no es capaz de conectar las formas verbales más básicas con morfemas que distan muy poco de estar dirigidos a personas con capacidades mentales sosegadas.
- ¡Vamos! Te costaría bastante poco echarle una mano.
- Reitero mi directa negativa. Escasea mi predisposición a tratar con mentes tan austeras.
- En fin -la cartógrafa se acercó a Yuuga y le cogió del brazo bueno-, ven por aquí, forastero.

El viejo se quedó mirando con el ceño fruncido y mordiéndose el labio superior mientras los dos se iban a una puerta lateral. Yuuga, antes de dejar la sala, preguntó:

- ¿Cómo te llamas?
- ¿Tanto te interesa? -contestó la chica mirando de reojo y media sonrisa hacia un Yuuga que asentía-... Miranda.

9 comentarios:

Neverknowsbest dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Neverknowsbest dijo...

Aunque parezcan fotos... lo publicado con la historia son en realidad dibujos, de la virtuosa mano de Donato Giancola y Greg Staples.

Swan dijo...

Me encanta! Me encanta, me encanta! Con este comentario demuestro que tengo "capacidades mentales sosegadas" pero me encanta y no sé qué más decir, jaja!
¿Estas son tus traducciones entonces?
Un besote, hermoso! XD

Neverknowsbest dijo...

Jajaja gracias. Nada de capacidades mentales sosegadas, tú eres más lista de lo que dices, y a mi no me engañas, perdona.

Sí, estas son mis traducciones. Cuanto más la leo más fallos le saco así que prefiero no leerla porque si no la quito jajajaja. Y a ti, ¿qué te parece? Espero tu crítica.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Sensacional, si es traducción me parece muy buena, es cierto que existe una que otra letra por ahí ejem: “madera y hierro” aquí el enlace no se hace con “y” porque suena cacofónico se hace con una "e" seria: "madera e hierro".
Pero eso no importa el relato es sensacional y se le pueden perdonar unas cuantas cosa, que ya quisiera yo que solo eso me pasara en mis cuento y relatos de mi blog cuentosdeensueño que tengo anexo al erasequeseera.

Un abrazo seas quien seas

PD. en este también te digo por si no lo lees en el anterior que puse tu poema bajo el mío como una continuación de este, indicando de quien es

Neverknowsbest dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Celia. Leerte es también un placer para mí, pues me inspiras mucho. Me encanta tu facilidad para expresar sentimientos que a mí no me sale expresar.

Tu blog de relatosdeensueño es sensacional. Ya lo había visitado antes, seguro que tienes algún comentario mío por ahí.

En cuanto a la traducción, es una traducción de mis entradas anteriores ("Yuuga") que escribí en inglés. Es verdad que tiene varios errores, pero me da pereza cambiarlos (lo sé, soy un flojo).

Por cierto, en cuanto al caso de "madera y hierro", te dejo lo que dice la RAE:

- e2.

(...)
No reemplaza a la "y" en principio de interrogación o admiración, ni cuando la palabra siguiente empieza por "y" o por la sílaba "hie": "¿Y Ignacio?", "¡Y Isidoro también comprometido!", "Ocaña y Yepes", "Tigre y hiena".

Aunque es verdad que la RAE tiene alguna que otra decisión bastante "subjetiva" en cuanto al español peninsular (sólo mi opinión), creo que aquí acierta. Piensa que no es cacofónico, ya que lo que pronunciamos en realidad es "yerro". Aun así, llevas razón en que la entrada está por pulir. ¡Gracias por fijarte y comentar!

Poetiza dijo...

Me parece muy linda la historia. Paso a leer y dejarte mis saludos, cuidate. Besos.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

¡Hola buen día!
vine a saludarte y darte las gracias por tu atencion a mis letras.

Te dije que tus escritos son "madera pulida" son de alguien que sabe escribir.

Un abrazo seas quien seas

Luis Durán dijo...

Se que esto suena algo simple pero solo me puedo subirme al tren de : ¡¡¡¡Me encanta!!!

Por cierto recuerdo que su cumpleaños se acerca y como no sé si lo veré por aquí.

Muchas Felicidades.

Un Abrazo